martes, 7 de octubre de 2014

Página en blanco

Hace mil que no escribo, soy consciente. Bueno, ya sabéis que estoy colaborando con Novemagazine con lo que literalmente sí que escribo; pero me refiero a que hace muchísimo tiempo que no me siento a escribir un post, propiamente dicho, en el blog. Y sois muchos los que lo pedíais. Mis disculpas... Imagino que cuanto más tiempo lo he ido dejando, más costaba enfrentarse a la temida página en blanco. Nada que no arregle un día de lluvia y la banda sonora de (500) Días Juntos, esa película que tanto me inspira. Esta página en blanco no podía empezar de otra forma que contando cómo me ha ido todo este tiempo. ¿Qué ha sido de mí? ¿Dónde me he metido? ¿Ha cambiado algo en mi vida? Echo la vista atrás y me doy cuenta de que el último post original que escribí para vosotros fue en mayo... "Holly Crap!" --disculpad mis exclamaciones a lo "british"--. La verdad es que ni me acuerdo lo que ha pasado en este tiempo, si os soy sincera. Me voy haciendo mayor y mi memoria pez cada vez tiene más de pez y menos de memoria.

Desde la visita de Déborah y Guille, de la que os hablé en el post "De Málaga y Antequera", han pasado bastantes cosas... Hemos vuelto a celebrar un 4 de julio, pasamos unos días fugaces recorriendo la Bretaña francesa, he cumplido 29 tacos, recibimos una nueva visita de mi familia con la que por fin me subí al London Eye y acudí al musical The Lion King, he estado dos semanas de vacaciones en Málaga, me he enganchado a Juego de TronosThe Good Wife... Muchas cosas, como podéis comprobar. Si despedazo un poco por temática y os doy detalles, os diré que recorriendo ciudades y pueblos como Beg-Meil, Quimper, Concarneau y Sainte Marine, he de confesar que me he enamorado de Francia y me he reconciliado un poco con los franceses. Por supuesto, no todo es París y los parisinos. 

El motivo del viaje fue visitar a una compañera de trabajo de Javi y Andrea, así que allí nos plantamos los tres en su casa y compartimos unos días maravillosos con ella y su familia. Y si algo me ha quedado claro de esta experiencia es que los franceses son más parecidos a los españoles de lo que pensaba. Lo que se suponía que iban a ser unos días de relax al sol, terminó siendo un viaje cultural (debido al tiempo) y, sobre todo, gastronómico. Madre mía, lo que comen y beben los franceses. Pero, si lo pienso fríamente, es lo que hacemos los españoles. Allá donde vamos sólo pensamos en comer y beber. Y esa tradición tan típica de llegar a una casa y que te ofrezcan una cerveza fría con algo de picar, ellos lo sustituyen con vino. Cualquier tipo de vino y sea a la hora que sea: tinto, blanco, rosado, espumoso... A las 12pm, a las 15pm, a las 17pm... Cualquier hora es buena para disfrutar de los jugos de la tierra. Lo cierto, es que ha sido un viaje inolvidable y precioso. ¿A destacar? Yo, que me mareo en todos sitios --incluso si doy una vuelta sobre mí misma--, ¡he montado en lancha! Sí, sí, como lo leéis. Y lo que es mejor: ¡me encantó! Yo, que ya había oído el plan y me negué en rotundo desde el minuto uno, terminé tomándome una biodramina, colocándome el sombrero veraniego de Andrea y subiéndome a la lancha la primera para que los chicos practicaran "wakeboard". Para los que no lo sepan, yo tampoco lo sabía, es como esquí acuático pero con una tabla de "snowboard", es decir, una sola tabla donde se colocan ambos pies. Javi lo intentó y superó la barrera del agua de mar a 15 grados pero resultó ser una actividad bastante más complicada de lo que parece. ¿Resultado? Una experiencia inolvidable y unos paisajes para el recuerdo. Nota mental: Jamás subir en barco. Las lanchas sí están permitidas.

En cuanto a la visita de mi familia, ¿qué os voy a contar? Vinieron para celebrar mi cumple después de pasar unos días en Escocia. Los llevé a Brighton, que nunca defrauda; a Windsor, que me sorprendió gratamente, y por mi cumpleaños nos montamos en la noria y fuimos a El Rey León, donde estuvimos rodeados de asiáticos que compraron toda clase de souvenirs de Simba, Nala y compañía. Eso sí, el espectáculo es alucinante y disfrutamos como enanos. Precisamente, de mi cumpleaños aún queda pendiente un regalo, que no llegará hasta finales de noviembre. Señoras y señores, les comunico que al fin voy a visitar el tour de Harry Potter por los estudios de la Warner. ¡Ay! Estoy tan contenta que aún no me lo creo. Os preguntareis que porqué tengo que esperar hasta finales de noviembre... La respuesta viene cargada de más buenas noticias y es que voy a pasar a ser la ayudante del Visual Manager en mi trabajo. Para el que no sepa lo que significa, digamos que voy a pasar a ser escaparatista, lo que conlleva entre otras cosas, a trabajar de lunes a viernes, madrugar un montón y salir de currar a las cinco de la tarde como máximo. ¿Qué tiene esto que ver con Harry Potter? Muy sencillo: todo el mundo va a ver el tour en fin de semana y no hay entradas disponibles con un horario medio bueno hasta finales de noviembre. Y porque vamos a ir en domingo, que sino nos plantamos en diciembre... ¡Estos frikis de Harry Potter!

Ya sé que no he profundizado demasiado en el tema de cumplir años, pero cuando la cifra empieza a dar miedo, es mejor dejarlo pasar. Sí, ya sé que sigo siendo joven y disfruto viendo dibujitos y celebrando la navidad y mi cumpleaños, pero supongo que, aunque me siga viendo igual, una va haciéndose mayor. Pero bueno, lo importante es seguir cumpliendo años y seguir teniendo cosas que contar... Aquí os dejo fotillos bretonas:



Playa de Beg Meil
El famoso momento de la lancha
Poniéndonos las botas en Sainte Marine con delicias de la tierra
Preciosas vistas en Sainte Marine
Quimper
Mmmmm... Crêpes!
Quimper
Productos bretones
Porra antequerana para nuestros anfitriones

martes, 26 de agosto de 2014

Carta a Robin Williams: Hasta siempre, mi capitán

¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! Nuestro viaje ha terminado… Ya no habrá un mañana para ti. Nos dejas tristes y desolados. Tú, que siempre nos hacías reír. El mundo llora tu pérdida; fuiste un grande, un genio… Uno de los mejores. Nos queda el consuelo de pensar que ahora eres libre. Como uno de tus personajes dijo sabiamente: “Sólo al soñar somos libres”. Estamos seguros de que, estés donde estés, has conseguido esa libertad tan anhelada. ¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán!
No queremos que te vayas sin darte las gracias. Una y mil veces si hace falta. Gracias por hacer de nuestra infancia un viaje lleno de risas y de aprendizaje. Gracias por estar ahí; siempre podíamos contar contigo. Gracias por hacerte pasar por una nanny británica para cuidar de tus propios hijos en Señora Doubtfire. Gracias por ponerle voz al genio de la lámpara maravillosa en Aladdín. Gracias por meterte en la piel de Peter Pan y vencer al malvado Capitán Garfio. Gracias por hacernos vivir una intensa aventura con Jumanji y por sacar la mejor de nuestras sonrisas a través de una historia tan dura como la de Patch Adams. Gracias por ese pequeño papel en Nueve Meses dando vida a un ginecólogo ruso algo alocado y por el genial Armand Goldman de Una jaula de grillos, película con la que reímos tantísimo en familia. Gracias por rebosar ternura en el papel de Jack, ese niño en un cuerpo de hombre…
¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! Sin ti no habríamos aprendido que hay que luchar por nuestros sueños hasta el final. Clavaste el papel del profesor Keating en El club de los poetas muertos y el de Adrian Cronauer en Good Morning, Vietnam. Te hiciste con la crítica y llegaron los premios y el reconocimiento. Porque nos has hecho reír, y mucho, pero cuando tenías que hacernos llorar, lo hacías a lo grande. Con El indomable Will Hunting te hiciste finalmente con tu Óscar, aunque fácilmente podrías haberte hecho con dos o tres más.
¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! La vida es muy dura y complicada, incluso cuando parece que lo tienes todo. Supongo que el ser humano es mucho más complejo de lo que creemos y hay cosas que jamás llegaremos a entender. Pero está bien; estaremos bien porque, aunque ya no estés, siempre estarás con nosotros. Tengo varios VHS para volver a verte y muchísimos recuerdos de tardes en familia echándonos unas risas con alguna de tus películas. Ahora eres libre, genio. ¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! Tu viaje ha terminado, pero siempre te recordaremos con una sonrisa.


[Artículo publicado en novemagazine el 13 de agosto de 2014]

jueves, 31 de julio de 2014

¿Quién fue L'Wren Scott?

Hace unos días fallecía la modelo y diseñadora norteamericana, L’Wren Scott, poniendo su nombre en el punto de mira de los medios internacionales. Según anunció días después el portavoz de la oficina del médico forense de Nueva York, la diseñadora –pareja de Mick Jagger desde el año 2001– se suicidó en su apartamento neoyorkino. De esta manera, quedó confirmada la hipótesis inicial sobre su  repentino fallecimiento. Pero, al margen de Mick Jagger y de las numerosas especulaciones sobre el motivo por el que la ex modelo decidió quitarse la vida, nos preguntamos: ¿quién era L’Wren Scott y qué ha supuesto en el mundo de la moda?

No fue una de las modelos más importantes de la historia pero sus años en París la llevaron a trabajar con grandes nombres de la moda como Thierry Mugler o Chanel, algo que no consigue cualquiera. Con sus 1,91 metros de estatura no era de extrañar que los fotógrafos y diseñadores la quisieran delante del objetivo. Un sueño hecho realidad para una jovencita L’Wren, descubierta por el fotógrafo de Vogue Bruce Weber durante unas vacaciones en Sundance.
Tras volver a su país natal como estilista en los años noventa,  no fue hasta 2006 cuando se lanzó a la aventura del diseño, lanzando su propia línea de ropa. Desde su primera colección, protagonizada por múltiples variedades del clásico ‘Little Black Dress’, ese indispensable en todo armario, su objetivo fue vestir a una mujer femenina, elegante y sexy a la par que segura de sí misma y de sus curvas. Unas señas de identidad que quedaron reflejadas en su famoso vestido ‘Headmistress’.
Puede que su nombre haya dado la vuelta al mundo tras su muerte, pero sus diseños los habíamos visto en numerosas ocasiones sin saberlo, ya que Scott se hizo pronto con el respaldo de actrices y celebridades que pasearon sus vestidos por alfombras rojas de todo el mundo. Entre sus asiduas se encuentran nombres como el de Penélope Cruz, Nicole Kidman, Madonna, Naomi Campbell y Sarah Jessica Parker.

La alfombra roja de los Oscars ha sido una de las que ha visto más diseños firmados por L’Wren en los últimos años, pasando de Amy Adams a Jennifer Lawrence, sin volver a nombrar a las actrices mencionadas anteriormente. Recordemos el modelazo que lució nuestra actriz más internacional en 2011. Puede que no fuera el más favorecedor para ella en ese momento debido a su embarazo, pero ese vestido de lentejuelas color burdeos y de pronunciado escote fue, sin duda, una de las joyas de la noche. Sus vestidos cóctel también han sido siempre muy aclamados. Jessica Paré, la joven y despampanante esposa de Don Draper en Mad Men, sorprendió a todos el año pasado durante un evento celebrado por Bafta Nueva York, con un elegante vestido a media pierna color verde esmeralda con detalles dorados.
Pero no sólo de alfombras rojas vivió la diseñadora, quien también contaba entre sus adeptas con la primera dama de EE UU Michelle Obama. El año pasado L’Wren creó una colección especial para Banana Republic y años atrás sacó al mercado una colección de bolsos en colaboración con la lujosa tienda neoyorkina Barney´s.
Su perseverancia y buen hacer hicieron que la tomaran en serio en el mundo de la moda en poco tiempo, llegando a participar en la Semana de la Moda de Londres en dos ocasiones. Pocos sabían que su estudio central estaba en la capital del Reino Unido, ciudad que tenía cautivada a la norteamericana. Sí, a L’Wren le encantaba  pasar horas retocando diseños en su pequeño espacio londinense. Perfeccionista y conocedora de la psicología femenina, así era L’Wren Scott. Su relación con Mick Jagger es otra historia.

[Artículo publicado en novemagazine el 25 de marzo de 2014]

domingo, 29 de junio de 2014

‘Mr. Selfridge’: el americano que revolucionó Londres


Todo el que haya estado en Londres en alguna ocasión y haya paseado por la ajetreada Oxford Street, disfrutando a su paso de las múltiples tiendas y almacenes que ofrece, conoce la popularidad de Selfridges. Los almacenes con el edificio más majestuoso de la emblemática calle de tiendas de Londres, son también conocidos por sus modernos escaparates y por las grandes y lujosas marcas que puedes encontrar en su interior. Los ingleses adoran Selfridges y son ellos los que le han concedido su fama y siguen acudiendo a él para vestirse con lo mejor de lo mejor. Con esta premisa, no es de extrañar que una serie de televisión sobre los comienzos de la ahora cadena de grandes almacenes –ya tienen tienda en Manchester y Birmingham-  fuera todo un éxito. Y así fue.
Mr. Selfridge es un drama de época más, de esos clásicos ingleses que se le dan tan bien hacer a los “british”. De hecho, la cadena de televisión ITV se lanzó a su producción aprovechando el éxito deDownton Abbey y, aunque no ha superado a ésta en cuanto a espectadores (Downton Abbey suele superar los ocho millones, mientras que Mr. Selfridge se queda en algo más de seis), se ha asentado como una de los programas clave de la cadena. Basada en hechos reales, la serie narra la historia de Harry Gordon Selfridge (personaje interpretado por Jeremy Piven, el que ganara tres premios Emmy consecutivos por su papel de Ari Gold en Entourage), un americano adinerado que durante unas vacaciones en Londres decide comprar un majestuoso edificio en la céntrica Oxford Street y buscar inversores para montar sus propios grandes almacenes. Y, aunque en un principio todos lo tomaron por loco, Mr. Selfridge demostró que con un poco de imaginación su sueño de convertir sus almacenes en los mejores de Londres era posible.


Selfridges abrió sus puertas en 1909 y su apertura revolucionó la industria de la moda en Inglaterra y, sobre todo, cambió las costumbres ancestrales de los grandes y lúgubres almacenes ingleses. A través de la serie, somos testigos de cómo Harry introdujo técnicas de marketing hasta entonces desconocidas, revolucionó el arte del escaparatismo y llevó a los ingleses, sobre todo a sus señoras, a disfrutar de las compras y de la moda. Por poner un ejemplo, él fue el primero en sacar el departamento de belleza y maquillaje de su escondite (ya que por aquella época era considerado propio de mujeres indecentes) y llevarlo a la planta baja de los almacenes, justo a la entrada; algo que continúa a día de hoy. Palabras como seducción o pasión nunca habían sido relacionadas con el consumismo hasta que Mr. Selfridge llegó a Londres para convertir su inmensa tienda en los primeros almacenes de moda ingleses. Y como no podía ser de otra manera, en todo drama clásico hay amor, mucha pasión y varios tríos amorosos para enjugar la trama. Cabe decir que, aunque Harry amaba profundamente a su esposa y a sus cuatro hijos y todo lo hacía por ellos, nunca le fue fiel a su adorada Rose.
Recién terminada la segunda temporada en Inglaterra y con una tercera ya confirmada, la serie puede parecer un culebrón en toda regla. Sin embargo, el hecho de tener como segundo protagonista a los propios almacenes y ver con sumo detalle cómo el magnate americano cambió los hábitos mercantiles de los ingleses, la siguen haciendo altamente interesante y recomendable. Todo ello unido a unos elaborados personajes secundarios y a un decorado y un vestuario impecables, hacen de la producción de ITV, una serie a seguir. En España, TVE compró los derechos de emisión de Mr. Selfridge en octubre de 2013. Pero poco más se sabe por ahora… En cualquier caso, os aseguramos que la espera merece la pena.

[Artículo publicado en novemagazine el 29 de abril de 2014]

miércoles, 28 de mayo de 2014

Girls. ¿Por qué queremos a Shoshanna?

Nos la pintaron como la inocente de Girls. La universitaria virgen centrada en sus estudios y con aspiraciones a llevar la vida de uno de los personajes de Sexo en Nueva York, su serie favorita. Con el tiempo, y con la ayuda de su prima Jessa, hemos descubierto que Shoshanna Shapiro, personaje interpretado por Zosia Mamet, es mucho más de lo que pensábamos… Pero, ¿qué tiene Shoshanna que a todo el mundo le gusta?


  1. El moño donut: Los peinados de Shoshanna son de lo más elaborados, trenzas que salen de todas partes, moños acompañados de tocados… Lo mismo se inspira en los años veinte que en Punky Brewster. Pero, sin duda alguna, son sus moños tipo donuts los más aclamados por la audiencia. Y es que nadie se atrevería con ese tipo de cocos casi pegados a la frente. El éxito de sus moños es tal que la HBO, cadena que emite la serie en EE UU,  ha creado un emoticono especial para que todas podamos fotografiarnos con él. En este sentido, Twitter ha sido testigo de varias fotos para el recuerdo, entre ellas la de Obama con uno de los moños estilo Shoshanna.
  2. Shoshanna, la trendy: A Shosh le encanta la moda y para seguir las tendencias es ávida lectora de revistas femeninas. El problema viene cuando lo mezcla todo y, creyendo que va a la última, parece salida de la película más kitsch de Almodóvar…
  3. Inocente: Sí, la pintaron como la inocente y realmente lo es. Es más, a pesar de que sea uno de los personajes de Girls que más ha evolucionado en lo personal en estas tres temporadas, sigue siendo aquella jovencita estudiante de la NYU que fumó crack sin querer, protagonizando una de las escenas más alocadas que recuerdan los fans de la serie.
  4. Bocazas-sincera: Puede que sea por su eterna inocencia pero, lo cierto es que Shoshanna te dirá lo que pasa por su cabeza sin pensarlo ni un instante, por más estúpido o doloroso que sea. Son numerosas las ocasiones en las que sus comentarios parecen sacados de una niña de seis años. Recordemos aquel momento en el que, como si se tratara de una pregunta trascendental dijo: “¿Acaso hay algo mejor que bañar a un cerdo?”
  5. Filósofa: Sí, tiene comentarios descabellados y en ocasiones parece que es una caricatura o un dibujo animado –la cara de Adam cuando Shosh le  pregunta cuál es su utensilio favorito no tiene nombre–. Sin embargo, en muchas otras ocasiones, Shoshanna ha demostrado una inteligencia que las demás Girls no tienen.
  6. Ataques de locura: La hemos visto protagonizar más de una escena de histerismo puro pero ninguna como en esta tercera temporada, aún en emisión, cuando le canta las cuarenta a todas y cada una de sus amigas en la casa de la playa. Y razón no le faltaba… Cuidado con este tipo de escenas porque, si normalmente habla a un ritmo de diez palabras por segundo, durante uno de estos ataques, el ritmo se duplica.
  7. En busca de la felicidad: Sabemos que aspira a conseguir el éxito profesional que le permita vivir en Manhattan (porque Brooklyn no es lo suficientemente ‘cool’) y casarse y formar una familia. Sabemos que quiere lograr ese éxito antes que sus amigas y que no quiere ser como ellas. Sin embargo, últimamente hemos visto a una Shoshanna más perdida que nunca… Seguro que volverá a sorprendernos pronto.
  8. Zosia Mamet: Es sin lugar a dudas lo mejor que le podía pasar a Shoshanna y viceversa. La hija del escritor, guionista y director de cine David Mamet, ha llevado a la dulce Shosh a lo más alto a pesar de ser todo lo contrario. ¿Quién le iba a decir a la moderna de Zosia (con un estilo muy del este de Londres) que la pija, inocente e incomprendida de Shoshanna la lanzaría al estrellato?

Con todo esto aclaro que, aunque pueda parecerlo, Shoshanna no es tonta. Es simplemente la rara. Más bien, la más rara porque el resto de personajes tampoco es que sean muy normales. Es ese personaje entrañable que se deja querer más que los demás, como Joey de Friends o Sheldon de The Big Bang Theory. Y tal y como va esta temporada, parece ser que queda mucha más Shoshanna por descubrir…

[Artículo publicado en novemagazine el 18 de marzo de 2014]

lunes, 19 de mayo de 2014

Leche de Coco (y otros bolsos objeto)

Warhol y Lichtenstein fueron los primeros en convertir meros objetos de consumo en arte. Una tostada con mantequilla, un anillo de diamantes,  un paquete de detergente, una lata de sopa de tomate… Cualquier bien preciado por el pueblo fue convertido en digno de admiración y llevado a la élite. Pero nadie de la época fue capaz de  aventurar el éxito que el Pop Art seguiría teniendo en nuestras vidas décadas después.


Sin ir más lejos, el mismísimo Karl Lagerfeld lo demostró hace unos días con su  colección Prêt-à-Porter Otoño-Invierno 2014/2015 para Chanel, presentada durante la recién terminada Semana de la Moda de París. El prestigioso diseñador volvió a sorprender a todos, no sólo por sus propuestas para vestir el próximo invierno, sino al convertir la pasarela en un supermercado donde las modelos se perdían por los pasillos e interactuaban con los productos del 'súper', como si realmente estuvieran haciendo la compra de la semana.
Al margen de este escenario sumergido en el realismo (o surrealismo) más puro, y sin hablar demasiado de la presencia de Cara Delevingne, que en los últimos  tiempos roba todo el protagonismo allá donde va, hubo otro detalle que captó la atención de fashionistas y bloggers: el nuevo bolso objeto de Chanel.
Parecía que no llegaría a ser más que una moda pasajera o un recurso sencillo y recurrente para los artesanos. Todos pensaban que tras un éxito fugaz, volvería a ser simplemente un accesorio codiciado en los mercadillos.  Sin embargo, el bolso objeto está aquí para quedarse y así lo ha vuelto a demostrar Lagerfeld. Su bolso plateado con forma de tetrabrik  bajo la marca ‘Lait de Coco’ ya ha dado la vuelta al mundo, aunque no sabemos si tendrá tanto éxito como la primera incursión del genio detrás de Chanel en el ya complejo mundo de los bolsos objeto: el bolso perfume Chanel nº5. Fue uno de los accesorios protagonistas de la colección Crucero 2013/2014 de la firma y, aunque muchos decían que era apuntar demasiado alto,  bloggers de todo el mundo se encargaron de demostrar lo contrario.

Lagerfeld no ha sido el único diseñador de renombre internacional en subirse al carro de los bolsos objeto. De hecho, Moschino incluye en su colección Primavera-Verano 2014 un bolso con forma de regadera y otro con forma de margarita. Con todo esto, cabe imaginar que las pasarelas internacionales continuarán viendo este tipo de accesorio más a menudo de lo esperado inicialmente.  ¿Objeto de culto? ¿Vuelta al Pop Art? Lo que sí está claro es que antes de que estos genios de la alta costura contaran con los bolsos de forma figurativa entre sus colecciones, diseñadoras como la parisina Olympia Le-Tan o Charlotte Dellal (creadora de la firma de zapatos londinense Charlotte Olympia) pusieron la atención en los bolsos objeto consiguiendo que numerosas celebridades los pasearan por alfombras rojas varias: desde los clutch con forma de libro de Le-Tan al bolso croissant de Charlotte Olympia, quien en su última colección incluye singularidades como el bolso vinilo, el clutch cómic o el bolso osito de goma. Cualquier cosa es posible en el mundo de la moda…


[Publicado en novemagazine el 14 de marzo de 2014]

miércoles, 14 de mayo de 2014

De Málaga y Antequera...

Oye, que las vacaciones en Málaga, genial ¿eh? Ya las tengo en el olvido, vamos. Hace ya tanto tiempo... Ando perdida porque he estado currando sin parar y sólo he tenido tiempo de sentarme a escribir para mi artículo semanal en novemagazine.es. Al menos mis incondicionales, sabéis dónde estoy y podéis leerme, con lo que no llega a ser un abandono al 100%, o eso quiero creer. Pero bueno, que todo bien y Málaga preciosa, como siempre. Deseando volver. Además, recientemente he recibido la visita de mi amiga Déborah y su chico, que vinieron a pasar el puente de mayo.

Muchas risas, mucho patearse la ciudad, algunas horas de trabajo... Un poco locura todo, como siempre que recibimos alguna visita, pero sea como sea siempre se agradecen, y mucho. Aunque se presenten en tu puerta a las 06.30 am. como hicieron estos últimos. Lo que sigo sin saber es cómo llegaron tan bien por sí mismos. Vale que yo me explico súper bien y se lo di todo frito y cocido, pero entre que era de madrugada, la de autobuses distintos que tuvieron que coger, el cansancio, el frío nocturno, la lluvia, las maletas --por más pequeñas que sean--... Y llegaron, llegaron. Mis antequeranos favoritos llegaron a la puerta de mi casa súper elegantes, como siempre. Y yo los recibí en pijama y con la babilla caída. No se puede ser perfecta las 24 horas del día, qué vamos a hacer.

Con ellos, llegó el sol a Londres. Y desde que se fueron sólo ha vuelto a hacer acto de presencia un día. Estamos de un triste por aquí... Por el tiempo digo, que por lo demás seguimos bien. La verdad que ha sido muy fácil impresionarlos a los dos, sobre todo a Déborah, que nunca había estado aquí. Ha hecho todo lo típico y más: ha estado en un barrio total "londoner" --nada de pijadas--, ha comido hamburguesa acompañada de un batido como bebida, ha probado el "Pimms & Lemonade" típico de esta época del año y perfecto para el buen tiempo, ha estado por primera vez en un Starbucks, ha posado delante de un montón de monumentos, se ha subido a la parte de arriba del autobús, se ha comprado un bolso en Camden, ha aprovechado las rebajas del outlet de Gap... Le ha faltado comer "fish & chips" y poco más. Yo, por mi parte, he hecho de fotógrafa como nunca porque estos niños no sacaban la cámara de fotos ni para atrás. Así que ahí andaba yo todo el rato atenta a encontrar el ángulo perfecto: que si aquí en este parque os sentáis en el césped y miráis al horizonte parece que estáis en una campiña inglesa típica de Downton Abbey, que si el paso de cebra de la portada del disco de The Beatles, que si poneos aquí que la luz es mejor y se refleja tal y cual... Fotos y más fotos, pero vamos que a mi me encanta. Lo mejor fue el susto que se metieron cuando me puse a gritar que se pusieran delante de un "cab" --los taxis negros típicos-- para tener su foto "typical english". ¡Ah! Y antes de que me olvide: he aprendido a hacer el baile de la cucaracha; cortesía del maestro Guillermo, que lo ha hecho en todo monumento que se precie ante el asombro de turistas y guardias de seguridad. Lo mejor fue cuando lo hizo sin avisar --a Déborah, yo estaba preparada-- delante de la Torre de Londres. Contó hasta tres, se tiró al suelo, piernas y brazos para arriba y... ¡a bailar! La cara de Déborah en esa foto no tiene precio.

Aquí os dejo una foto de ellos disfrutando de sus mini-vacaciones en Trafalgar Square. Ya sé que es un fotón, no hace falta que me lo digáis... Chic@s, muchísimas gracias por la visita. ¡Un placer acogeros en casa!

P.D. Comunico a todos mis lectores que a partir de ahora, compartiré mis artículos para novemagazine en el blog, así ya no tendréis tantos problemas para encontrarme por la web. Sé que con esto daré una alegría a algunos de mis tíos...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...