miércoles, 16 de mayo de 2012

Mi Vértigo Posicional Paroxístico Benigno y yo

Vértigo... Últimamente me relaciono bastante con él. Pronto seremos casi íntimos. No hablo del miedo a las alturas concretamente. Me refiero al vértigo más jodido de todos... Vaya que me mareo con nada, con una facilidad tan extrema que mi querido amigo vértigo me recuerda que esta ahí cada mañana al levantarme. Es su forma de darme los buenos días, imagino, en lugar de prepararme tostadas y subírmelas a la cama, él prefiere que todo de vueltas en cuanto mi cuerpo se incorpora.

Todos los que me conocen saben que soy una persona que se marea con facilidad. No puedo leer en un coche o autobús, tengo que tomar mi milagrosa biodramina para montar en avión, no me puedo subir en los cacharritos en la feria... -cacharritos se dice en Málaga, pero llamémoslo carricoches, atracciones o, si lo preferís 'equis'-. El caso es que de pequeña no me pasaba. Es algo que me vino con la adolescencia. Un complemento más a la regla se podría decir. 'Mis niñas', que son las amigas que se han criado conmigo, saben bien que, de repente un verano, sin motivo aparente, dejé de ser la que se montaba en los cacharritos (equis) con ellas para ser "la madre" que sujeta zapatos y bolsos a los pies de la estuctrura elegida. ¡Todo, diversión! Aunque, eso sí, me sirvió para desarrollar de forma sobresaliente mi capacidad de realizar fotografías mientras una persona disfruta de tal o cual atracción a una velocidad de vértigo, nunca mejor dicho. Algo es algo.

El caso es que en los últimos meses, empecé a sentir unos mareos diferentes. Cuando lo comentaba en el curro, todas las niñas me preguntaban lo mismo: -¿Estás embarazada?-. Me di cuenta entonces que aquí en UK es una pregunta de lo más normal, teniendo en cuenta el elevado número de adolescentes que se quedan preñadas al año, y eso que tienen todos los anticonceptivos habidos y por haber gratis... Pero sigamos con lo mío. Fue en ese momento cuando comenzó mi vida médica en UK, toda una aventura.

Fueron varios, entre ellos Javi -que aún me lo sigue recordando-, los que me dijeron que no me preocupara, que sólo podían ser dos cosas: o algo del oído o de las cervicales.  Pues bien, hasta el día de hoy, ninguno de los médicos que me ha visto me ha mirado ni el oído ni las cervicales. Eso sí, me han hecho las preguntas más raras del mundo. Algo típico que pasa cuando te cuesta expresarte en otra lengua, más aún cuando se trata de cosas de la salud. Parece que todo el mundo se vuelve contra ti y te pregunta cosas que no podrías ni explicar en tu propio idioma.

Así las cosas, entre pastilla y pastilla y varios meses en los que estaba perfectamente sin tomar ninguna droga, mi querido amigo decidió volver. Y mi nuevo médico ha añadido algo más a lo que ya me dijo la amable Bernadette, la primera doctora que me vio -y la que me confirmó lo del vértigo-. Según el doctor Liam no se qué, que no miró ni oído ni cervicales pero que hizo que me tumbara en la camilla lentamente mientras él me sujetaba y me movía la cabeza para ambos lados. Toda una estampa para una primera vez médico-paciente. Pues bien, tras dicha inspección médica, me miró seriamente y me dijo que padecía Vértigo Posicional Paroxístico Benigno (VPPB para los amigos).

Resumiend: No se sabe por qué razón mi cuerpo ha creado unas diminutas partículas sólidas en el conducto del oído por el que sólo circula líquido. Y claro, evidentemente esto creo problemas, porque chocan con no sé qué. Perdonad tanta imprecisión pero todo esto fue en inglés, aún tengo que investigar sobre el tema... Y lo mejor de todo, es que me puede seguir pasando el resto de mi vida, se irá y volverá cuando le venga en gana. Eso sí, lo bueno es que no hay que preocuparse porque es algo benigno -dímelo a mi cuando sufro los mareos-. De todas formas y por si acaso, yo he decidido hacerme su amiga, que nunca se sabe lo que puede pasar...

3 comentarios:

  1. Hola, por casualidad he visto tu blog y como a ti el VPPB me visitó por primera vez en Mayo 2017 si parecía que caía desde el infinito y más allá sin control ocular acompañado de vomitos y sudor frío , pensé ya llegó mi hora mi destino está aquí, pero no, quién vino fue el 061 quien con una inspección unas pruebas insitu ya me dijeron VVPB me hablo de otolitos y que flotan en conducto oído interno , que realizará maniobra epley tres otorrinos visitados uno S social y dos privados el último me ha quitado la medicación y me dijo igual te vuelve a dar uno 10 o 100 veces más con o sin medicación que lo más eficaz coincide con lo que dijo el médico del 061 maniobra epley, en fin jodido hasta para explicar las sensaciones yo al contrario que tú amigos así no quiero ni para nadie saludos desde Tarifa Cadiz

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. hola yo tambien sufro de lo mismo y me recrtaron unas pastillas solo cuando tenga los mareos por varias horas que me ha pasado, a inicios de año los mareos me duraban dias. La dra que me vio me indico que debia hacer una maniobra para qur lo otolitos vuelvan a su lugat, pero la maniobra no me gusta ya que luego de eso acabo muy mareada y no puedo hacer muchas cosas luego, eso me molesta asi que no los hago, como tu ya es normal deapertarme mareada, lo bueno es que hace meses no me pasa seguido. Espero poder encontrar otra solucion ya que siento que por esto no puedo viajar en avion, es un horror, tomo pastillas para dormir pero no duermo, lo unico q me sirve es estar quieta lo mas relajada posible pero igual es horrible tener el miedo constante de que se me baje la presion o no poder mantenerme tranquila y los mareos se disparen de una forma que no pueda controlarlo y me pase algo peor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...