martes, 7 de agosto de 2012

Gracias, Ana

Sé que hay muchas cosas de las que hablar estos días. Pero bueno, como todos... Al margen de como anda la cosa en España con el periodismo, que a este paso va a desaparecer, me ha afectado, y mucho, el cese a Ana Pastor. Se veía venir, claro. Igual que ha pasado con Juan Ramón Lucas, Toni Garrido y Pepa Fernández entre otros... Pero esperaba que la vuelta a la RTVE de los tiempos de Urdaci sería algo más escalonada. ¡Ilusa de mi! Se podría decir que han entrado a matar. Personalmente, este último despido es el que me pilla más de cerca porque solía seguir Los Desayunos de TVE. He de confesar que siempre he sido de desayunar con dibujitos o con alguna serie de televisión. Sí, soy periodista pero prefería desayunar con esas cosas, llamadme rara. Pero de unos años para acá, me convertí en admiradora de la señorita Pastor. Una periodista que amaba su trabajo y que no se doblegaba ante nadie. Y seamos sinceros, desde que vivo en Londres, echo de menos mis  desayunos con Ana.

Ahora todo pasará a la historia. Y, ¿qué dicen de nosotros -España- en el resto del mundo? Pues no son tontos y varios periódicos ingleses se han hecho eco de la dramática y vergonzosa situación. No hay desinformación suficiente en el mundo de la comunicación como para que ahora RTVE entera se convierta en desinformación en sí misma. Y, por cierto, si a alguien le interesa este tema os recomiendo lecturas de Ignacio Ramonet -papá, mamá, sister, si os interesa a vosotros en mi habitación podréis encontrar uno de sus títulos: La tiranía de la comunicación, una joya que me descubrieron en primero de audiovisules-. Sin duda, toda esta historia me daría para hablar, y mucho. Pero, una vez dicho lo principal, para qué darle más vueltas al asunto; que luego hay quién dice que me pongo muy seria al hablar de política...

La cuestión es que yo hoy no venía a hablar de esto, ni a ponerme seria, ni a recordar a Marilyn Monroe al cumplirse -ayer- cincuenta años de su muerte. Ni tan siquiera me disponía a volver a hablar de las Olimpiadas, y eso que el otro día se me pasó informaros de que a la entrada de Westfield, el centro comercial de al lado de casa -creo que alguna vez os lo he nombrado- hay varios miembros de seguridad privada y un cartel en el que informan a los ciudadanos de que durante los Juegos no se podrá entrar al centro comercial ni con pistolas, ni cuchillos, ni ningún arma de ninguna clase. En serio, cuando vi el cartel no me lo podía creer. Significa eso, que el resto de días ¿está permitido? En fin, aunque sigo sin salir de mi asombro, sigo diciendo que no es esto de lo que quería hablar hoy.

Lo que me disponía a deciros, antes de que toda esta verborrea saliera de mi mente, es "gracias". Pero un "GRACIAS" en mayúsculas, uno gigante y de verdad. Y es que no sabéis lo gratificante que es saber que me leen, no ya sólo gente que no conozco, sino mi familia y amigos. Evidentemente, son mi familia y son mis amigos, y estaba claro que si este blog me decidía a hacerlo público y bajo mi nombre, ellos me leerían. Lo que no me esperaba es su acogida y que se lo hayan ido comentando de unos tíos a otros, de unos primos a otros, y así sucesivamente, hasta el punto de que cada vez que hablo con mi casa por Skype -claro está, con mi familia dentro de ella- me dicen algo nuevo del tipo: "te lee fulanito de tal y me ha dicho que no lo dejes, que está enganchadísimo y se ríe mucho contigo. Algo así ocurre cada día, creedme. Eso si no me viene mi madre con algún fan nuevo de su trabajo...

Pues ya lo he dicho. Desde aquí, desde London, mi más sincero agradecimiento a todo el que esté leyendo este post, tanto si le está gustando lo que lee como si no. Agradecer a mi familia entera, hasta la más lejana, a mis amigos y amigas, a sus parejas, a mis conocidos, a los amigos de mi familia, a contactos de Facebook, a seguidores de Twitter, a Javi -que siempre me lee el primero por si algo falla-, a su familia -que también me lee-, a mis fans de Diputación -un saludo especial para Víctor e Isabel por ser tan fieles-, a todos aquellos nuevos amigos que he hecho en Londres, a Ana Pastor -porque sí, me ha sonado bien incluirla en los agradecimientos...- y cómo no, a todo aquel que no conozco aunque ellos sepan bastante ya de mí. Mil gracias a todos por disfrutar con mis aventuras.

6 comentarios:

  1. Gracías a tí por compartir tu vida, tus experiencias y peripecias en London.
    al margen, has visto que fuerte lo TV pública,,, es como retroceder pues creo que cuando empezo a emitir la primera vez, ni eso..,,, estan echando todo el dia en la 2 documentales repetidos mil veces y super antiguo,,,,,hasta en el canal internacional echan "Ana y los 7", patetico... bueno no me enrollo,,,, ya mismo tienes visita...jejeje.. que la disfrutes....
    Un fuerte abrazo Irene.....

    ResponderEliminar
  2. Lo de Ana y los siete es lo que me quedaba por escuchar... Y sí!!! Ya mismito tengo visita! Un besazo para ti!! Aunque no estoy 100% segura de tu identidad... jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. soy Isabel la compi de tu madre......

      Eliminar
    2. Tenía una ligera sospecha! Un besazo enorme!

      Eliminar
  3. Yo también desayunaba con Ana Pastor!!!!

    Por cierto, está genial tu blog. Como diría Groucho Marx: lo he visto y me ha encantado de principio a fin. Algún día ya intentaré leerlo... jeje

    No, en serio, está genial. Te recomiendo el mío:

    http://aspaniardinlondon.wordpress.com/

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bueno!!! Acabo de descubrir que eres Alfonso!! No sabía que tenías blog! Pues nada, ahora más cosillas que leer! Un beso!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...