lunes, 22 de octubre de 2012

En casa

Cuando una persona hace balance, mira hacia atrás y ve lo que ha logrado o cambiado en un tiempo determinado. Puede ser bueno o malo, puede gustarte más o menos; pero siempre seguimos para adelante. Y, con el tiempo, te das cuenta de que siempre hay un por qué para las cosas. Mirando siempre el otro lado, dejaremos de ver siempre una cara a la vida: esto es bueno, esto es malo, blanco o negro. Si algo he aprendido, aunque me haya costado lo mío y a veces no lo recuerde, es que el mundo está lleno de grises, como el cielo inglés -y el irlandés, ahora que he podido verlo-.

El día 21 de octubre -ayer para ser exactos-, Javi y yo cumplimos un año viviendo aquí en London. No me arrepiento de nada. Claro que duele haber dejado mi país, mi ciudad, mi familia y mi gente; pero era algo que había que hacer. Y ahora, mirando atrás en el tiempo -haciendo balance-, me doy cuenta de que todo ha pasado por algo. Que mi anterior pareja me dejara sirvió para que pasara tiempo sola, que lo pasara mal -algo inevitable-, pero también que me divirtiera muchísimo y, lo más importante, que me conociera a mí misma para poder abrirme después a los demás y conocer, así, a Javi. Porque, a día de hoy, he de confesar que sin él no creo que hubiera tenido el valor de irme a ningún sitio. Y mira que yo siempre he sido de hablar de irme al extranjero a vivir, sola si hacía falta; incluso antes de la tan manida crisis que arrasa con todo y con todos en España. Pero no. He de reconocer que sin él no habría tenido el valor. Y de haberlo hecho un día, probablemente ya habría regresado a casa.

Y ahora que llevamos un año en London, tan querida y tan odiada -aunque esto último solo en alguna ocasión-, vemos lo que hemos cambiado y mejorado, lo que hemos crecido como personas. De llegar sin nada -con un maletón cada uno; el mío extra grande, eso sí- a tener una habitación llena de cosas y una memoria llena de recuerdos y buenos momentos. Si cuando nos compramos la impresora comenzamos a decir que ya de aquí -de esta casa- no nos movía nadie debido al nuevo "trasto", ahora tenemos que añadir un mueblecito estantería en propiedad y un baúl... Son pequeños detalles y tonterías que te hacen por un momento pararte a pensar, ver lo que has logrado y darte cuenta de que pasito a pasito vamos para adelante.

Sí, aún queda mucho por hacer y mejorar, está claro. Espero algún día poder expresarme en inglés casi casi como lo hago en español, tener un trabajo de lo mío o algo que se le parezca -pero me conformaría con un trabajo que realmente me importe y me llene como persona-, espero que Javi también llegue a tener algo parecido, aunque él ya disfruta bastante en el suyo... Así que 'fingers crossed' -dedos cruzados para el que no sepa nada de inglés- para que un día abran otro restaurante y él se convierta en 'head chef'. Sin embargo, a pesar de todo el camino que nos queda, en este año ya hemos conseguido una cosa básica: sentirnos como en casa. Todo tiene su explicación, no os anticipéis. Resulta que el último día en Dublín lo pasamos enterito callejeando por el centro cargando con el equipaje -maletitas de mano que entran en Ryanair, sí, pero aún así...- La cuestión es que el avión salía a las 22.00 pm y, básicamente, llega un momento en que estás reventado y quieres volver a casa. Es algo lógico y normal. Pero esta vez, al contrario de lo que nos ha podido pasar en otras ocasiones, no pensamos en Málaga ni en nuestras antiguas casas en las que vivíamos con nuestros padres. No. Pensamos en Londres, en Holland Park y en nuestra casita compartida. Le pasó a Javi y me lo comentó -no le voy a quitar protagonismo- pero al pensar en lo que me estaba contando me di cuenta de lo mismo. Estaba muy cansada y quería volver a casa, pero, por primera vez, ya no pensaba en Málaga. Mi casa ahora está aquí: en Londres, en Holland Park, con Javi y con mis otros cinco 'flatmates'.




Fotillo: un atardecer en mi barrio...

2 comentarios:

  1. LLegará ese momento que dices, en donde puedas expresar lo que escribes en inglés y tu Javi que disfrute con su trabajo.... Tienes "un ángel" para trasmitir las experiencias y vivencias.... que algún día llegará.
    Un saludo
    Que pases una buena semana....

    Isa R.

    ResponderEliminar
  2. Qué palabras tan bonitas! Muchas gracias por tu apoyo, Isa! Un besazo enorme!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...