sábado, 25 de mayo de 2013

Blues, Jazz, Rock...

Ayer estuve trabajando desde casa con el pijama del revés. No penséis que estoy loca, no era el pijama completo. Sólo la parte de arriba y, por supuesto, por error. Me lo puse así la noche anterior, no sé cómo, y ya para qué me lo iba a cambiar. Total, estuve todo el día en casa. Y para como está el tiempo, casi que mejor. Lo gracioso fue cuando me enteré de que ayer, precisamente ayer, era el día Somos, una iniciativa llevada a cabo por 35 ONGs como homenaje a la solidaridad española. ¿Qué había que hacer para unirse a ella? Precisamente, salir a la calle con una prenda del revés. Vale, yo no salí a la calle, pero bueno... Fue una coincidencia bastante extraña, ¿no? No suelo ponerme ropa del revés muy a menudo. Alguna vez me ha pasado, no lo voy a negar. Incluso alguna vez sí que he salido a la calle... En cualquier caso, y como suele ocurrirme, eso no era para nada la idea que tenía para compartir con vosotros hoy.

Lo que quería contaros es otra de esas experiencias increíbles que me ha pasado en esta ciudad. Javi y yo fuimos a un concierto. No fue un concierto cualquiera. Para empezar no fue en el O2 -donde vimos a Biffy Clyro y donde veremos a Kings of Leon el 12 de junio-, si no que fue en un sitio bastante más pequeño. Pero más que pequeño cabría decir, acogedor. Íntimo. De hecho, es uno de esos sitios donde delante del escenario colocan varias mesas, para que los espectadores puedan disfrutar cómodamente del espectáculo mientras toman algo de beber. Llegamos pronto y, tras morirnos de frío y decepcionarnos bastante con el aspecto exterior del Bush Hall, pudimos coger una mesa. Genial, pensé. Y allí estábamos Javi y yo, elegantemente vestidos -cada uno a su manera, eso sí- esperando al novio de la cantante. Porque no os lo he dicho pero el concierto era de la pareja de un amigo de Javi, lo que supone que estábamos en la lista de invitados. La verdad que, lo quieras o no, eso ya te hace sentir especial. Como cuando mi nombre estaba en la lista de prensa...

Por dentro, el Bush Hall es precioso. Con estructura de casa inglesa victoriana y decoración e iluminación con cierto tono 'burlesque'; no tiene desperdicio. Más, cuando sabes que en ese pequeño recinto situado en el barrio de Shepherd's Bush, han actuado Adele, Amy Winehouse, Alanis Morrisette, R.E.M y James Morrison entre muchos otros. Imagino que muchos de ellos empezando su carrera, y otros introduciéndose en el mercado europeo. He de decir que la acústica también fue genial aunque claro si tenemos en cuenta que esto es Londres y con lo que yo podría compararlo es con alguna sala de conciertos malagueña... Lo siento mucho: nos llevan muchísima ventaja. Pero lleguemos a lo interesante porque aún no os he presentado a Nell Bryden, la estrella de la noche.

Neoyorkina de nacimiento y enamorada de Londres, la vida de Nell siempre ha girado en torno a la música. Y cuando eso pasa, se nota en el escenario. Nell no sólo es cantante sino que también compone y toca varios instrumentos. No voy a mentir, era la primera vez que escuchaba sus canciones. Javi me puso una hace un tiempo pero andaba en el olvido. Esta vez sí que sí, me enamoré de sus temas. Es curioso porque cuando escuchas por primera vez una canción en un idioma que no es el tuyo te puede gustar más o menos pero no se suele prestar demasiada atención a la letra. Sin embargo, será que ya llevo casi dos años asimilando el inglés, al que no le he visto gran evolución desde que cumplí mi primer año aquí, pero lo cierto es que estaba muy pendiente a las letras y entendía casi todo. No voy a decir que me sentí como si estuviera escuchando canciones en castellano pero... No sé. Fue una sensación extraña que, sea como sea, me hizo sentir orgullosa.

El ambiente cálido y amistoso del recinto permitió a Nell contar de dónde venían sus canciones. Cada una tiene una gran historia detrás: el 11-S, recuerdos de su viaje a Iraq, un hombre de color encarcelado injustamente... Canciones llenas de emoción acompañadas de buena música y de una gran voz que disfruta con el blues, el jazz y el rock. Pero sin duda alguna, cuando Nell más se abrió a su público fue cuando compartió el origen de la canción 'Buildings and treetops', uno de sus temas más conocidos. Al contrario de lo que pueda parecer -ella misma confesó que la gente suele decirle que la canción parece estar dedicada a alguien que falleció y del que ella se despide-, es una canción de despedida sí, pero no se despide de nadie. Se despide de su propio pelo. Nell tenía una preciosa melena rubia hasta que un día, hace poco más de dos años, se levantó de la cama y vio la almohada llena de pelo. Su pelo. Y en poco más de dos semanas, lo perdió todo sin saber qué le estaba pasando. La explicación llegó más tarde cuando le dijeron que la alopecia que padecía procedía del estrés que estaba viviendo. Y es que Nell, ansiaba tanto triunfar en la música que llegó a crear su propia productora y por esa época también llegó a ser su propia manager. Todo lo hacía ella sola. Le costó recuperarse, luego se animó a probar con una peluca... Se refugió en la música y un día decidió que no tenía por qué ni de qué esconderse. Y como ella misma dijo, sus fans la recibieron "incluso mejor que antes". Yo ya sabía toda esta historia pero, aún así, me resultó increíble escucharla de su boca.

En cualquier caso, no hay que darle más importancia de la que tiene. Ella lo tiene ya más que superado todo y ahora parece que disfruta de su mejor momento, tanto personal como profesional. Fue la gira como telonera de Gary Barlow la que la llevó a pasar más tiempo en su Londres querida y así, un día se fijó en el amigo de Javi... De hecho, en su próximo disco -aún sin grabar pero del que ofreció unos retales en el Bush Hall- hay mucha inspiración en Londres y en este chico... Y poco más os puedo decir de esta maravillosa voz. Yo aún no la he conocido personalmente porque no pudimos quedarnos después del concierto pero ya llevan algún tiempo queriendo juntarnos... Y como la parejita pasará el verano en Nueva York, todo apunta a que la conoceré muy pronto.


2 comentarios:

  1. Que interesante la historia de esta chica Irene, que pena me ha dado leer sobre su alopecia, es terrible cuando le pasa a una mujer pero me alegra saber que aun asi ha seguido adelante con su sueño, este tipo de historias de superación me encantan!
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado! La verdad que debió ser un shock my fuerte, yo no quiero ni pensarlo. Pero da gusto ver cómo la gente siempre sigue adelante! Y en el caso de Nell, es de admirar su valentía y su alegría!

      Un besazo para ti también, guapa!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...