martes, 7 de mayo de 2013

Roadtrip to Spain

La gastronomía española es reconocida en todo el mundo y muy querida allá por donde va. Si no, que se lo digan, entre otros, al malagueño Dani García. Con su último proyecto personal: Manzanilla, el joven chef ha conquistado la Gran Manzana, viendo cumplido así uno de sus sueños.    Una ilusión de la que ya me habló hace algo más de dos años en la inauguración de La Moraga de Antonio Martín -proyecto del que el malagueño se ha desvinculado-, donde tuve la oportunidad de probar sus maravillosas tapas. Eran mis tiempos de periodista, en los que iba a inauguraciones, plenos del ayuntamiento, conciertos... Pero esa no es la cuestión. El sueño de Dani se ha hecho realidad. Primero con Manzanilla Málaga y, finalmente, enamorando a los neoyorkinos con la versión norteamericana. Por lo que leo por redes sociales y prensa -el chef ha conseguido excelentes críticas en grandes cabeceras como el New York Times-, el restaurante se llena cada noche. Todo el mundo quiere saborear las maravillas que cocina el malagueño, basadas en la cocina andaluza con extensión al resto de España.

Pero volviendo a UK, debéis saber que los ingleses también adoran nuestra cocina y son numerosos los restaurantes españoles que se unen a la oferta gastronómica de Londres. Sinceramente, he ido a este tipo de restaurantes en contadísimas ocasiones. Evidentemente, echo muchísimo de menos nuestra cocina y, es precisamente por ese motivo, por el que no suelo acudir a ellos. Porque, al final, siempre me han resultado decepcionantes, tanto por la comida como por el precio que se paga por ella: demasiado para lo que es. Ya sé que nunca podré comparar la comida que me ofrezcan aquí con el puchero de mi madre o sus croquetas, pero realmente nada de lo que había probado me había convencido en absoluto... Hasta ahora.

La semana pasada tuve el honor de ser invitada a una cena para bloggers españoles en Camino, uno de esos restaurantes españoles en los que no había estado. Con tres exitosos locales en su haber -en King's Cross, Canary Wharf y Monument- Camino nace de la pasión de Richard Bigg por la cultura y gastronomía española, un affaire que surgió a principios de los años 80 cuando un jovencísimo Richard viajó por primera vez a España con la que por entonces era su novia a bordo de un Mini de color negro. Resulta curiosa la forma en que Richard cuenta la historia mientras comenzamos la cena, siempre con una sonrisa y narrando una anécdota tras otra. El objetivo final de aquel viaje era Málaga, lo que me llenó de orgullo, una ciudad que lo conquistó desde el principio por su gente y su comida. Pero Richard visitó otras muchas ciudades en lo que se convirtió en un viaje inolvidable que marcaría su vida para siempre. Así lo ha sido. Camino no sólo te ofrece comida española, sino que te traslada a ella con una decoración muy cuidada y con estilo -algo que no ocurre en otros restaurantes españoles-. Pero sobre todo, y lo más importante, Camino sabe a España.  Resultaba difícil de creer al principio. De hecho, todos coincidimos en que cuando hemos intentado hacer un plato típico de nuestra tierra, puede estar más o menos bueno, pero nunca será lo mismo que si lo hubiéramos hecho en España. Y de ahí viene el éxito de Camino: la materia prima es importada desde el país. Allí todo es 100% español, lo que significa que Richard se preocupa de viajar al país del que se enamoró en su juventud en busca de nuevos productos. Sí, por increíble que parezca, el propietario de este fantástico rinconcito va a España más que yo.

Y así fue como disfruté de la mejor cena que he probado desde que vivo en London... La verdad es que desde el principio ya apuntaba maneras, con jamón ibérico y aceitunas como aperitivos. Todo un lujo. Después vinieron las croquetas de jamón, la riquísima morcilla, un delicioso arroz negro, gambas al ajillo, boquerones, chuletón del País Vasco... No me lo podía creer. Para mi sorpresa ante tan magnífico manjar, hasta Richard estaba haciendo barquitos con la salsa de las gambas... Todo exquisito. No podría decir qué disfruté más. Eso sí, he de confesar que no probé el chorizo. Muchos de vosotros sabréis que es porque no lo soporto, no puedo con él, básicamente, cuanto más lejos mejor. Pero, también he de decir que el resto de comensales lo disfrutaron mucho y el plato voló, lo que siempre es buena señal. Y por si todo esto fuera poco, Richard también quiso que disfrutáramos de los mejores vinos de nuestra tierra. Pasando de numerosos tintos a blancos, y a los vinos dulces para acompañar los postres: mousse de chocolate, crema de limón, tarta de Santiago y crema catalana. Todos sabéis lo que me gusta el chocolate pero, en los postres sí que pude elegir el que más me gustó y no fue el mousse... Esa crema catalana no tiene desperdicio. Suave y cremosa, me conquistó desde la primera cucharada.

Sin duda, fue una noche para recordar. Rodeada de buena gente, entre la que se incluía mi amiga Elena, la velada no podía haber resultado mejor. Muchas risas, buena comida, buenos vinos, una Alhambra Reserva -me dieron el capricho después de que los ojos me hicieran chiribitas tras leer el menú- y muchas historias y anécdotas, principalmente de Richard, al que se le llena la boca con cada recuerdo que guarda de nuestro país. Entre risas, nos contó a Elena y a mí, lo alucinado que se quedó en Málaga con los camareros de la Antigua Casa de Guardia, que -allá por los años ochenta- eran capaces de mantener su cigarro en la boca mientras te servían cañas y "nunca se les caía la ceniza en el vaso".

Todo un viaje a España -un roadtrip se podría decir- el que hicimos aquella noche en Camino King's Cross. Su siguiente viaje, al que también nos ha invitado- será Camino San Pablo, situado cerca de la catedral de St. Paul's y que contará con el primer bar dedicado al cava en la ciudad. El Copa de Cava abrirá sus puertas el próximo día 17... Sin duda, ¡habrá que pasarse!

4 comentarios:

  1. Jo, babeando me has dejado mientras leía la lista de lo que cenasteis Irene, eso no se hace!!!!!!!
    No lo conocía, yo he ido varias veces a comer a un restaurante que hay aquí en Richmond donde vivo, El Rincón, se come muy bien y los domingos hacen una paella muy buena ;)
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, la próxima te aviso! No te preocupes! A saber cuando hay una próxima como esta, pero don't worry que me acordaré de ti! :)Ummm... paella los domingos!!! Yummy!!!!

      Un besazo enorme, guapa!!

      Eliminar
  2. Ummmm, todo buenísimo,,,,, mientras leía parecia que estaba alli degustando la comida...... Irene, te has puesto las botas.....jajaja.Bueno un fuerte abrazo.
    Isa R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las botas es quedarse corto! Y acababa de empezar la dieta... Pero bueno, me tomé el día de descanso! jejejeje! Mereció la pena, eso no hay ni que decirlo!

      Un besazo, Isa!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...