sábado, 15 de junio de 2013

De terracitas y espetos

Volver de Málaga es siempre complicado pero ahora que el verano está a la vuelta de la esquina la dificultad de dejar tu tierra se cuadruplica. Sí, he estado unos diítas en Málaga, en casa. Aunque mi padre esté convirtiendo mi cuarto en un gimnasio y aunque pase de compartir cama en mi casa -la de verdad, o la de ahora... Vamos, mi casa- a dormir en cama individual y rodeada de mis viejos peluches. Y sí, aunque ahora sí que sienta London y nuestro pequeño nidito de amor como mi casa, cuando vuelvo a Málaga, evidentemente sigo refiriéndome a ella de la misma manera. ¿Qué más podría decir? ¿La casa de mis padres? Suena raro habiendo vivido allí durante 26 años... Bueno, digamos que tengo dos casas ahora, por más extraño que me suene.

Yo siempre he sido de quejarme enormemente del calor que hace en Málaga en verano, especialmente hablo de julio y agosto, y sinceramente no tenemos pensado volver a "casa" hasta septiembre para librarnos del terral -ese vientecillo tan único y tan de Málaga que te deja sin respiración-. Pues bien, por más que reconozca todo esto y que no eche de menos ese calor tan extremo, sí que es verdad que el mal tiempo londinense me hace verlo todo de otra forma. Y más este año, que vivimos en un invierno permanente. El solecito, la luz de la ciudad, el olor a mar, la manguita corta por la calle, las faldas sin medias, las terracitas de los bares, las sandalias, el tapeo, los cafés, las cañas heladas, el pescaíto... Todo te da vidilla. Una vidilla que aquí, por más que se intente, no hay.

Ha sido un viaje relámpago, uno de esos que le surgen a la gente importante. Bueno, no ha sido el caso exactamente, pero qué más da el motivo... Me ha servido para descansar -me aseguré de pasar cada mañana en la piscina de mi hermana- y de no parar durante las tardes y noches: amigos, familia, peluquería... Al final siempre pasa lo mismo y vuelvo más cansada de lo que me fui, aunque al menos esta vez me he asegurado de relajarme por las mañanas. Y bueno, nunca me había pasado hasta ahora, pero esta vez me tocó estar algo pachucha mientras estaba en mi tierra -y digo me tocó porque con tanta gente como se conoce aquí, siempre te encuentras con alguien que va de vacaciones a su país y se pone malo durante tan esperada estancia-.

Creo que, además, ha sido la primera vez que hemos ido a Málaga y hemos coincidido durante el 100% de la estancia con nuestros queridos Antoñito y Sara. La cara que pusieron cuando aparecimos de repente en la terraza de La Pluma no tiene desperdicio. Pero los días vuelan y más cuando son nada más que cinco. Y se quieren hacer tantas cosas... Pero bueno, mi visita a Pedrega -como le encanta escuchar a Antonio- y nuestros espetitos de sardinas no faltaron. Cómo no, con tinto de verano y una Alhambra Reserva. Y en una terraza, como Dios manda, a pie de playa. Por poco no salimos volando eso sí, pero da igual, mejor tiempo que en Londres, seguro. Bueno, en realidad... se ve que esos días que yo estuve fuera hizo bastante bueno. Parece que me he perdido el segundo intento de verano londinense del año. Sólo espero que haya un tercero y un cuarto y un quinto, aunque aquí no pueda disfrutar de una terracita ni comer espetos como el de la foto.

6 comentarios:

  1. 100% identificada contigo!! Tb vivo en UK, Pero en Guildford, Surrey a 40 minutos de Londres y soy Malagueña!! :)

    Animo!!

    Un beso, te dejo el link de mi blog por si le quieres echar un vistazo!


    http://sherryvintage.blogspot.co.uk/2013/06/s-h-e-r-r-y-v-i-n-t-g-e-s-h-o-p-o-n-l-i.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al menos no soy la única que se siente así! Jejejeje. Me he pasado por tu blog y me ha encantado!! Me pasaré a menudo! Muchas gracias por escribirme!

      Un besazo,
      Irene

      Eliminar
  2. Yo también me siento identificada con las dos! Londres mola mucho, sí... pero le falta esa alegría y salero que solo dan unos buenos rayos de sol! Un saludo :)

    Silvia.

    http://gonnadream.wordpress.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente! Y como dices en uno de tus post, ese sol que calienta no lo que se ve por estos lares... Gracias por pasarte, Silvia!

      Un beso,

      Irene

      Eliminar
    2. Pues sí, yo no era consciente de lo importante que era el sol en mi vida hasta que llegué aquí... y dejé de verlo tan a menudo! Un saludo de tu nueva lectora :)

      Un beso!

      Silvia.

      Eliminar
    3. Lo mismo digo! Es más, yo a veces me quejaba demasiado del calor... Jejejeje!

      Muchas gracias, nueva lectora!

      Un beso!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...